Así es la vida ¿no?, inesperada, algo así como el tablero de un juego en movimiento… en unas casillas te toca esperar, y en otras cualquier cosa es posible… Sea como sea, el camino hay que seguirlo, siempre adelante.

A veces nos toca volver a la casilla de salida, resetear nuestro sistema de funcionamiento y replantearnos la forma en que estábamos haciendo el camino, otras veces, avanzar tantas casillas de golpe que te quedas toda despeinada y con los ojos del revés intentando enfocarte de nuevo ante unas circunstancias completamente distintas.

Así me sentí yo, como si de pronto, ahora que creía haberle pillado el truco a la vida, de haber encontrado la fórmula del equilibrio… ella, traviesa, en su infinita sabiduría, me pega un meneo completo, para que no me duerma en los laureles, para que no me olvide de que hay que estar en continuo crecimiento, en continuo aprendizaje, porque cuando bajas la guardia, los pequeños enanos del destino aparecen para devolverle a tu vida la emoción que empezaba a faltar…

 

Total que todo esto para contar, que a veces la medicina falla, y justo cuando un médico (que es un humano y también puede equivocarse..) me decía que tendría que hacerme largas y caras pruebas de fertilidad porque parecía ser estéril, yo le llevaba la contraria quedándome embarazada ¡¡Síiiiiiiiiiiiiiii¡¡¡¡

 

Me pilló por sorpresa vista la información que la medicina tradicional me daba, y a pesar de llevar preparándome para esto desde los 25 años, momento en que tuve claro que soy una “mamá pato” por naturaleza y tenía que vivir esa experiencia sí o sí.

No podía ser de otra manera, la naturaleza se había dado cuenta de que me lo estaba empezando a creer demasiado, que andaba yo muy relajada, y estimó que era el momento oportuno para introducir en mi camino un nuevo reto, una nueva aventura, una ocasión de poner en tela de juicio todo aquello que creía haber aprendido hasta el momento, y aprender cosas nuevas. Porque había olvidado que no podemos controlarlo todo, y que hay cosas que suceden sin más, cuando no cuentas con ellas.

Yo acojo este reto con todo el gusto, con una cantidad infinita de amor que ya me explota en el pecho y feliz de tener una nueva persona a la que regalárselo… Mi pareja y yo nos sentimos ambos ávidos de nuevas emociones, siendo como somos, un par de locos por la vida, explotadores de todo lo que regala hasta el mínimo “nanogramo” de sensaciones que se pueda experimentar. Y somos felices así, de manera natural, aceptando con una sonrisa imborrable lo que nos regala la vida…

Todo esto no significa que me aparte ni me retire, en mi intención no está desaparecer ni un momento, si no más bien compartir con vosotras lo que todo esto me vaya enseñando que sin duda que serán muchas cosas. Segura de que además me acerca a muchas de vosotras, pues ahora compartiremos más experiencias que me permitirán ampliar mi visión y con ello las posibilidades de ayudar a quién lo necesite, pues ahora mi visual de la vida será más completa.

De momento todo esto ha resultado ser un estímulo infinito, tengo más ganas de trabajar y compartir que nunca, más ilusión y energía para contagiar y ayudar al mundo de las que jamás podría llegar a imaginar y todo eso es para vosotras. Las veteranas y las nuevas, las que estáis bien y especialmente para las que aún necesitáis un empujoncito para ser más felices con lo que os haya tocado. Estoy disponible y deseosa de daros todo de mi. Porque ahora no siento que tenga que darlo a una sola persona, lo que siento es que tengo de sobra para todos, como si mi cuerpo fuese puro y sólo amor, y la necesidad enorme de que todas las personas que me rodean ya sea en el mundo físico como en el virtual, sean tan felices como yo he conseguido serlo, y no sólo ahora por esto que sucede dentro de mi, si no por el camino de lucha y motivación que he seguido desde hace tanto tiempo. Mis secretos son vuestros, mis trucos, mis lecciones, mis errores y mis aciertos, todo lo que se, os pertenece, no tiene sentido para mi si no lo comparto, no existe si está sólo aquí dentro, al contrario, cobra entidad cuando sale, cuando lo escuchas (o lees), lo tragas, digieres y adoptas lo que te es más útil. Sea lo que sea, el objetivo es tu sonrisa. Tu felicidad.

Y hoy os regalo la mía, la nuestra, porque somos 2 los futuros papás, y la de esa pequeña gamba que llevo dentro, como muestra de que los milagros existen, de que cuando te dan por desahuciada en realidad te están regalando una oportunidad grandiosa. Como muestra de que si quieres, nada te puede parar… os comparto mi experiencia por si en ella podéis encontrar algo que os sea útil. Ahora más que nunca… soy capaz de ayudaros a ser felices.