Invierte en moda y acierta seguro¡

 

Lo más curioso de la moda, es que es lo que más rápido pasa de moda… Todo aquello que está de moda en algún momento, dejará de estarlo instantes después. Por propia definición.

De modo que todo aquél que desee, quiera o necesite estar “a la moda” tiene que tener claro que cualquier inversión (económica o temporal) que haga en este sentido será una pérdida real muy poco tiempo después…

 

A mi me parece bien, me resulta divertido. Es divertido lucir acorde a ciertos cánones, mirarte al espejo y que te guste lo que ves, pensando también que va a gustar a otros ojos. Me parece divertido ir de compras, comentar, observar y sentirte guapa. Me parece divertido y fantástico todo aquello que te haga sentirte bien. El único problema es que como la moda pasa inmediatamente de moda, rápidamente te tienes que readaptar.

 

Que si tienes dinero para permitírtelo, perfecto¡ cada cual con su hobbie. Pero si no es el caso, y no estar “a la moda” supone un problema de autoestima, de perfecto no tiene nada, pues es jugar a un juego cuyas reglas no puedes seguir.

Cuando se vive así la moda, como una necesidad, como único pedestal para tu autoestima, entonces lo encuentro frágil, arriesgado, peligroso. Y si me permitís, no quiero ofender a nadie, algo absurdo. Invertir el dinero que tanto trabajo te cuesta ganar, que tanto tiempo te cuesta ganar, para invertirlo en una forma de sentirte bien que es tan volátil, tan efímera, te hace voluble, débil…y desenfocada. Desenfocada porque confunde los términos. El valor de una persona, y esto lo sabemos todos aunque no lo recordemos con la frecuencia necesaria, no reside en su imagen, así que cuando tu autoestima depende de cómo te ves, quiere decir que hoy vales y mañana no, entonces no solo tienes que readaptar tu vestuario y tu imagen, si no tu propio valor como ser humano, y eso no tiene ningún sentido.

 

Lo que tú eres son las decisiones que tomas, los riesgos que corres, las historias que vives, las emociones que sientes, el corazón que te late y las relaciones que tienes. Cómo te levantas por la mañana, cómo te acuestas por la noche, las cosas que disfrutas hacer y las que no te gustan nada, lo que comes, lo que ves y cómo lo ves, lo que lees, lo que te hace igual y sobre todo lo que te diferencia… y ninguna de esas cosas, tiene nada que ver con si la ropa que vistes es actual o no…

 

Lo esencial de la vida, que me perdonen los diseñadores, no pasa nunca de moda, porque nunca está de moda. Y la moda es fantástica y muy divertida mientras es sólo una forma de pasar el tiempo, pero se convierte en tu enemigo si dependes de ella. Si tienes que depender de algo, que sea de ti mismo, de la necesidad de crecer, cultivarte y aprender cada día qué es lo más importante para que tú seas feliz, cuál es el estilo propio e inimitable en el que te sientes realmente cómoda y especial. Pon de moda tu propio bienestar para que engalane el reflejo en el espejo, para que tu sonrisa sea ahora sí, tu mejor complemento, para que el maquillaje sea sólo una opción y que nada de lo que haces, digas o desees destroce tu espíritu como los tacones destrozan tus pies, diseña tú misma tu propio estilo.. Sólo así, conseguirías estar siempre a la moda¡

Pocas dependencias son sanas si es que alguna lo es, así que cuando te mires al espejo, valórate más allá del tejido, todo aquello que te diferencia del resto es tu verdadera esencia, y no hay moda más exclusiva y hermosa que la esencia que te define.