El mejor motivo del mundo para abandonar la tentadora zona de confort

 

Qué bonito es ver como los niños descubren el mundo verdad? cómo se atreven con todo, lo prueban todo y todo lo quieren vivir aunque tengan miedo. Es increíble observarlos crecer, aprender, investigar, enfrentarse a lo desconocido con esa curiosidad tan sana que te hace disfrutar de la vida.

 

Los niños no nacen con una zona de confort donde refugiarse de los riesgos, no lo necesitan, no tienen miedo de lo desconocido, al revés, saben que ahí está la diversión y lo que les hace conocer el mundo. La única manera de entender cómo alcanzar sus sueños pasa por el descubrimiento de aquello que no conocen.

 

Pero la zona de confort es una trampa, un trampantojo, nos hace creer que es nuestro lugar seguro y cómodo, dónde nada te puede afectar, sin embargo no salir de ahí, te impide conocer todo lo bueno que puedes encontrar más allá de tus barreras…

 

 

 

Cuando decido quedarme en casa sin salir, donde creo que estaré tranquila y segura me encuentro a un niño que se aburre, que se trepa por las paredes porque necesita llegar a donde nunca antes había llegado y que acaba cayéndose o haciéndose algún daño. Y yo acabo nerviosa y agotada de manejar berrinches de niño encerrado y termino el día triste e insatisfecha…

Porque tu cómodo sofá de la sala de confort no está exento de peligros, dolor, errores, malos momentos, y no sólo eso, si aquello que ya haces o conoces te pudiera dar la felicidad que añoras, entonces, ya serías feliz. Así que para conseguir resultados nuevos tendrás que hacer cosas diferentes y eso, sin salir de la zona de confort…..es imposible.

Lo que en los niños es esa inocencia que añoramos e incluso envidiamos en los adultos se transforma en miedo, y es lo único que nos separa de alcanzar aquello que soñamos. Mas allá de lo conocido no están sólo los peligros, las malas personas y el riesgo, más allá de tu pequeño círculo de seguridad está tu vida, la maravillosa sensación de haber aprendido algo nuevo, una persona, una idea, un mundo. La satisfacción que se siente al llegar a casa y haber disfrutado increíble cuando ni siquiera sabías a dónde ibas, la suerte inconmensurable de saber que puedes hacer todo lo que sueñas sólo atreviéndote a poner cada día, un pie fuera de tu zona de protección.

 

Atrévete, sal,  cáete, tropieza, yerra, y vuelve a empezar y gana, vence, ríe, disfruta, sé feliz, no hay tanta distancia, sólo la que está en tu mente, los muros los pones tú, la vida te ofrece sólo caminos…cuál vas a elegir?

 

Y si te gustó y ahora te sientes con más ganas, mas fuerte, más capaz, no dejes de COMENTAR, COMPARTIR Y SUSCRIBIRTE¡¡ De esto vas a tener un montón pensado y diseñado pensando sólo en ti, para que cada día de tu vida, te atrevas a ser un poquito más FELIZ¡