Al menos no como nos la han contado

 

 

Bueno a ver, hablemos con honestidad por una vez, quitémonos las caretas y digamos la verdad, y la verdad es que la FELICIDAD no existe!

 

Si amigas, lo siento, llevo años engañando al personal con el cuento, porque en realidad eso de la FELICIDAD es un cuento chino que nos hemos inventado 4 manipuladores inmorales y sin escrúpulos que hemos visto que ahí había negocio y sin pensarlo dos veces nos lanzamos a vender esta mentira asquerosa.

 

Porque es verdad, qué es eso de la FELICIDAD? Qué? No puede ser que se trate de esos momentos fugaces en los que te crees todopoderoso y que finalmente has conseguido llegar a donde querías o lograr la paz en tu vida, o el objetivo que tanto has buscado…porque luego, en seguida, llega algo o alguien a reventar esa pompa de jabón donde estabas para recordarte que no, que de eso nada monada, justo cuando ya te habías creído tú que por fin, habías logrado alcanzar el nirvana!!

Y no, no hay manera, te pongas como te pongas y por muy bien que lo hagas, los momentos de felicidad serán tan fugaces que creerte que alcanzaste la estabilidad es un error, porque ya lo sabes, no va a durar.. así que la FELICIADAD NO EXISTE. Es un cuento.

Estaréis de acuerdo supongo, especialmente los realistas recalcitrantes a los que os encanta gritar que la vida es un asco, un valle de lágrimas al que hemos venido a sufrir y que hablar de FELICIDAD es cosa de ignorantes comeflores que nos creímos el rollo del universo que te devuelve lo que le envías, y que si somos energía y que si deseas algo con las ganas suficientes se cumplen tus deseos…ilusos!

La FELICIDAD es algo serio, muy serio, nada de risas, porque ponemos demasiadas ilusiones en ello como para pasarnos la vida decepcionándonos sin fin, demasiado esfuerzo para no lograr nunca alcanzar el sueño, demasiados corazones rotos que creyeron que en el amor la encontrarían, demasiadas enfermedades a costa de cuerpos y almas entregadas al trabajo por si lo de que el dinero da la FELICIDAD es verdad, demasiados hippies dando vueltas por el mundo por si lo de que viajar te hace más feliz… y no… por mucho que trabajes, ahorres, hagas yoga, meditación, tengas parejas o viajes… como no hayas aceptado que la FELICIDAD no es lo que nos han contado… te vas a pegar un batacazo histórico, nivel Dios.

 

El problema en realidad no es la FELICIDAD, es creer que durará para siempre. Justo ahí está el gran error, la gran trampa, por eso tenemos esa horrible sensación cuando deja de estar presente, y por eso hasta cuando somos felices y todo es perfecto, tenemos tanto miedo a que llegue el golpe que te devuelve a “la realidad” , que te baja a la tierra con tortazo incluido.

 

El error está en creer que para ser feliz, tienes que serlo las 24 horas, los 7 días de la semana, los 12 meses del año. El fallo está en creer que tienes que alcanzar un nivel del que ya no te bajen, donde tocas el cielo y te quedas a vivir ahí.

Lo que nos daña es olvidar que el camino es mucho más divertido y satisfactorio que la meta. Como cuando pones toda tu ilusión en hacer un regalo y te diviertes buscándolo, imaginando la cara del homenajeado, envolviéndolo en el paquete más creativo, y aguardando al momento exacto en el que lo abre y chassss!, sonríe hasta con la raíz de los pelos. Imagina la mañana de reyes y no me digas que no es mejor el previo que el post…

No, nada es para siempre, ni lo bueno ni lo malo, nada dura eternamente porque entonces perdería todo su valor, como un romance maravilloso cae en la rutina, como cuando sueñas con vivir en una ciudad y acabas por viajar a otros lugares para cambiar de aires, como cuando no puedes esperar a comer chocolate y al cabo de un rato, te has empalagado que ya no puedes ni tragar.

 

Así que el problema no es la emoción, si no creer que durará para siempre. Y el problema lo tienes tú si te creíste ese cuento que yo nunca te conté, o que te contaron otros, si es que te lo contaron..seguro que leíste bien?

 

Si quieres ser feliz, acepta las curvas, las bajadas, los tropezones y decepciones, incluso disfrútalas, porque no son para tanto, porque tienen lado positivo, porque te quieren enseñar cosas si las quieres aprender, porque son necesarias y además maravillosas. Porque no hay luz sin oscuridad, ni amanecer sin noche…no seamos ilusas, no seamos infantiles, madura, la FELICIDAD claro que existe, sólo que quizás no quieres aceptar el pago que conlleva…