“Cómo nosotros tenemos la clave del éxito”

Oigo siempre decir cosas como que la felicidad es efímera, o que dura un instante, que depende de las circunstancias, de las personas…a veces incluso, en los mejores momentos, hasta da miedo decir “soy feliz” por si se rompe la burbuja..verdad?

O que sólo contigo puedo ser feliz, no puedo ser feliz si no soy perfect@, O si no trabajo, o si no tengo el último smartphone con su preciosa fundita de colores…

Pero también decimos que todo es relativo, que depende del cristal con el que miramos. Que depende del momento, de la edad, del lugar, de la compañía.

Entonces, ¿en qué quedamos?

Últimamente he estado pensando y leyendo mucho sobre esto, y encuentro siempre un lugar común, lo pongo en palabras de otros que son mas listos que yo para que conste en acta que no me lo invento, que lo dicen los listos de la clase de ciencias, y dice así: “Las desgracias y los golpes de fortuna ejercen una influencia pasajera sobre el estado de ánimo, que suele regresar a su nivel habitual, como muy tarde, al año de un fallecimiento en la familia, de un premio en la lotería, de un salto profesional… o a partir de una simple SONRISA.” Esto lo dicen, entre otros, los sociólogos David Myers y Ed Diener, que saben de lo que hablan. Y no quieren decir que con un boleto de lotería premiado no te de el subidón, que seguro que sí, vamos yo probaría…Lo que quieren decir es que pasado un tiempo, todo se relativiza, todo vuelve al equilibrio, no sigues sintiendo la misma emoción por cosas de hace 3 años, como tampoco sigues sintiendo el mismo dolor o la misma rabia por peleas o desgracias de hace 2 años..o sí?

“La felicidad humana no es producto de los grandes acontecimientos de la vida, sino de las pequeñas vivencias cotidianas”, escribió Benjamin Franklin en su autobiografía. Casi dos siglos después de que muriera este sagaz político y científico, los expertos le siguen dando crédito.

O sea que toda la vida peleando por que nos toque esa ansiada lotería, por conseguir ese puesto de trabajo que nos hará subirnos al dólar, esa pareja perfecta ideal, los hijos guapos de revista, y resulta que cuando lo consigues ¿la felicidad no dura? ¿Pero entonces???..¿que está pasando aquí?

Pasa que en realidad no está escrito o escondido en ninguna parte cuál es la clave, el secreto universal de la felicidad..Y con todos los filósofos, escritores, pensadores, psicólogos, psiquiatras y humanistas del mundo que han tratado el tema a lo largo de la historia, no deberíamos haber encontrado ya la respuesta?

Quizás la respuesta es que no hay una única respuesta, una clave, universal e incuestionable, porque la felicidad depende exclusivamente de ti. Depende de cómo decidas interpretar la realidad que te rodea. Porque incluso las circunstancias son interpretables, relativas, y pasajeras y tú y sólo tú decides si quieres que esa realidad te hunda o salir a flote con tus propias potencialidades.

“Una persona no puede directamente escoger sus circunstancias, pero sí puede escoger sus pensamientos e indirectamente- y con seguridad- darle forma a sus circunstancias”.  James Allen escritor filosófico británico pionero en el movimiento de autoayuda.

 

Y te digo mas…atent@: “De acuerdo con los estudios tomados en cuenta en la Base de Datos Mundial de la Felicidad (en Rotterdam), es bueno para todos estar tristes el 10% del tiempo”. Ser feliz no es morirte de la risa cada 5 minutos. Ser feliz es ser capaz de mantener un equilibrio emocional entre las situaciones favorables y las situaciones difíciles. Ser feliz es aceptarte como eres y elegir cada día tu lugar en el mundo. Ser feliz es elegir ante una situación adversa aprender lo que puedas de ello y poner una sonrisa ante esa oportunidad. Ser feliz es entender que tu vida, depende de lo que tú quieres que sea, de lo que tú quieras ser. Felicidad es aprender que tú no eres lo que tienes, y que eres un ser único y exclusivo, por eso ninguna comparación es realista.

Ahora puedes sentarte a esperar que el viento se ponga a tu favor, y decepcionarte cuando una vez más las circunstancias te pongan a prueba, o puedes empezar a poner de tu parte para que cualquier “desgracia” suponga una oportunidad para ti, aunque eso suponga hacer el esfuerzo de no compadecernos y cambiar el chip desgastado por un “está bien, yo puedo con esto y además aprovecharé la oportunidad para crecer”. Tu elijes, como siempre…y si necesitas ayuda… aquí me tienes.

No dejes de comentar si te apetece, no te cortes, lo que tu pienses o sientas lo que a mi más me interesa.

 

“Nada te ata excepto tus pensamientos; nada te limita excepto tu miedo, nada te controla excepto tus creencias”

Marianne Williamson