Haz esto todos los días y bienvenido a tu feliz nueva vida¡

 

Gracias¡ GRACIAS¡

Gracias al universo, a Dios, a las diosas, a Buda, a las estrellas… a quién crees tú que debería dar las gracias? A quién se las das tú?

La verdad es que no importa a quién vayan dirigidas, porque lo único que importa es que las sientas tú, dentro, en lo profundo, no importa el objetivo, importa el origen, tú importas.

 

Sentir agradecimiento es salud, es bienestar, es aceptación y paz, es riqueza, es comprender, asumir, estar en equilibrio, sentir justo lo que necesitas y sentir que estás justo donde necesitas. Sentir, entender y creer en el agradecimiento que das es felicidad.

 

La lista de motivos solo la puedes escribir tú, pero mi apuesta es a que es infinita, podría demostrártelo ahora mismo pero te cansarías de leer y sólo te daré un ejemplo, el resto hazlo tú, para que puedas sentir lo que se siente cuando de verdad te haces consciente de esa realidad, la de que eres un ser afortunado y todas las quejas y lamentos en los que vives son injustos, producto de tu inmadurez, de tu pereza o de tu desconocimiento. Pero es una corriente que sí puedes invertir, haciendo simplemente un ejercicio, el de hacerte consciente de todas las cosas por las que puedes estar agradecido.

El error está en pensar que sólo lo que deseamos conscientemente es lo que importa, que si quiero ese objeto, persona o situación, si quiero esa vida, ese trabajo, esa casa o ese móvil y no lo tengo, lo demás no importa, carece de valor. Nos centramos, nos obsesionamos tanto con ciertos deseos, que perdemos atención de lo que realmente importa que es lo que sí tenemos¡

Olvídate de las grandes cosas, de las cosas caras, es más, olvídate de las cosas que cuestan dinero, de las que cuestan personas, de las que cuestan tiempo. Piensa en lo que en realidad importa, piensa en los pequeños detalles, pequeñísimos, en los que nunca te paras a pensar.

Por ejemplo, tus uñas, las tienes todas? En su lugar? Qué suerte¡¡¡¡¡ podría no ser así…

Y tus ojos, funcionan? Ves? Wooow es alucinante¡¡¡ qué dices? Que llevas gafas? NOOO LO PUEDO CREER, qué suerte, pudiste pagarlas¡¡¡

No me irás a decir que además tienes todas las extremidades, con todos sus dedos??? Todos??? Qué?? Terminados en uñas perfectas que rascan y puedes pintarte o no, uñas que te ayudan a sacar cosas de sitios difíciles … espero que no seas de ese grupo afortunado de gente increíble que además puede pagarse una manicura…porque entonces ya enloquezco¡

Oye y qué me dices de tu entorno, tienes casa? Un techo bajo el que dormir? Una cama? Qué barbaridad¡ Tienes una cama?? Grande?? Con sus sábanas y todo? Pero bueno, a los millones de niños del mundo que duermen sobre un cartón debe parecerles la suerte más grande del universo…

Y familia? Tienes familia? Padres, hijos? Hermanos, tíos?, novio, novia? Alguien que te quiere? Aunque sólo sepa demostrarlo a su manera… O sea que no estás solo perdido en mitad de la nada, alguien, a poco que sea, a duro que sea, de feo, de antipático, de frío, se preocupa por ti, pues eres una afortunada amiga, porque créeme, hay personas en el mundo que ni con eso pueden contar. Que están solas de verdad, viviendo situaciones espeluznantes que no podrías ni imaginar, de película, pero de película de terror y que sin embargo son reales, y se levantan a luchar cada día, pero eres tú quién no está prestando atención a tu suerte, esas personas si están pensando en tú suerte, deseándola como el aire para respirar…aunque tú te creas una maltratada por la vida.

Puedo inventarme motivos para dar las gracias hasta el siglo que viene y no estaré fallando ni uno, y lo sabes. Tú podrías hacerlo también si tan solo te tomaras la molestia de intentarlo. Hazlo, prueba tú, siente lo que se siente, pero siéntelo bien, observa, detenidamente, siente detenidamente, créetelo. Disfruta, goza, y da las gracias, no, las GRACIAS, en mayúsculas, porque estás viva¡¡¡ o vivo, así que lo que te falta no

es importante, ya llegará, o no, y será por algo. Lo que te falta no está porque tienes todo lo que sí está, y eso está bien, y es suficiente para levantarte hoy y ser feliz por tenerlo.

 

Es posible que no lo hagas, o que lo hagas hoy que leíste esto. Pero si te levantaras todos los días o te fueras a dormir todos los días parándote a pensar sólo unos minutos en todo lo que tienes para dar las gracias, tu vida podría cambiar por completo, no podría, lo haría, daría la vuelta, y la felicidad se haría presente en cada ocasión que hicieras este ejercicio. Que no tiene que ser por la noche ni por la mañana, eso es sólo para empezar, para habituarte, porque lo bueno de todo esto, es que hay miles de momentos en el día para hacerlo, porque no paran de pasar cosas buenas en tu vida, sólo necesitas reconocerlas y pararte a ser consciente de ellas.

Qué dices? Te animas? Pues GRACIAS, por estar ahí, por haberme leído, y por unirte a el club de las personas feliceso que al menos se empeñan en encontrar motivos para serlo todos los días¡