“El cruel engaño del maldito Disney”

 

Ojo, que yo soy de las que me se hasta los diálogos de muchas pelis de Disney, se me ponen los pelillos de punta con el castillo y la musiquilla inicial y he querido ser Pocahontas (Pocahontas, Poliana, Annie la huérfana…) durante años…pero la verdad…Maldito Disney¡

Os preguntareis porqué si me gusta tanto, incluso si Disney es un imperio extendido en todo el mundo, vengo yo a meterme ahora con estos pobres con lo feliz que nos han hecho la infancia no? Pues si, mire usted, pero…y la edad adulta?

Os vais a pensar que esto son cosas que afectan a niñas y niños, a adolescentes como mucho, pero creedme si os digo que siempre queda algo. Que la tv, el cine y la música a veces nos enseña más cosas que la escuela, porque nadie las pone en discusión, entran en nuestras mentes sin traducción crítica mediante. Creedme si os digo que encuentro infinidad de veces el poso de Disney en los testimonios de mis pacientes. Demasiadas veces en consulta he oído a mujeres quejarse de la falta de romanticismo de sus maridos (que tampoco es plan de elogiar el “Eh Mari, tráeme una cerveza que empieza el furgol”, conste), y quejarse después por la cursilada de romanticismo que intentó el hombre desesperado (porque del sillón del cine a las poesías y los anillos en París…hay un abismo). Quejas que confunden la realidad con las películas, mujeres adultas y no tanto que se sienten mal porque no les han llevado nunca a Venecia. Hombres que se han creído que hacer felices a sus mujeres es dedicarles una canción en la radio..pero y lo demás?

El caso es que el señor Disney, en su infinita buena voluntad ha hecho mucho daño, en especial a las mujeres, pero la verdad, en general a todos. Cuántas películas nos hemos tragado a todo llorar para que el chico llegue a tiempo a la estación para impedir que su amada se vaya pensando que no la ama?? Mil, seguro, pero, y luego??? Qué pasaba después..

 

Pues lo que pasaba después se parece seguramente más a la vida real y claro, esa no vende, por eso las segundas partes no son buenas oiga usted, porque ver cómo el príncipe y la princesa caen en la rutina ya no tiene gracia, o cómo los niños se hacen mayores y ya no son tan amigos para siempre es un asco, o porque los animalillos que hablan, (que pena..) no existen.

Hemos crecido (sin darnos cuenta) aprendiendo mensajes erróneos, muchos de ellos pasan del chiste y se sitúan en el dolor. Nos ha enseñado que es “bonito” que el chico se torture cuando su amada le deja, o que los conflictos se arreglan porque “casualmente” la persona adecuada te oye confesar el amor por el otro..Nos han enseñado que hablar con honestidad no hace falta porque es mucho mas romántico que te traten (o dejarte tratar) injustamente, de todos modos un despistado aparecerá en el momento justo para dejarte como un héroe. Nos enseñaron que un ramo de flores lo arregla todo, o que “fueron felices y comieron perdices”..sin embargo sabemos que cuando el chico y la chica se dan el beso (normalmente al final ) aún queda lo mas difícil de todo, que el beso es sólo el principio de la aventura, que luego hay que conocerse, que hablarse con franqueza, que cuidarse y protegerse porque no existe un héroe local, altruista y generoso que solucionará todos los desaguisados por ti..

No señores no, cuando hay un problema en pareja, las flores sientan muy bien, pero no solucionan nada, hay que hablar, hay que llegar a acuerdos..

Si no te entiendes con tus padres, escaparte de casa no te llevará a un maravilloso mundo a vivir aventuras no, eso sólo traerá mas dolor y miedo.

Si tienes un desencuentro con un amigo, ninguna situación fortuita le hará saber que le quieres, tienes que ir y hablar con él, pedir disculpas si te equivocaste e intentar entender su punto de vista..

Y si os digo la verdad, a mi la vida real me parece mucho mas fantástica y romántica que las películas, porque nosotros lo vivimos todo de verdad, porque el esfuerzo de hacerse comprender, de perdonar, de pedir perdón, es mucho mas heroico que cualquier película, porque cuesta mucho más, porque está cargado de amor, ahora si, del puro, del que mata orgullos, egos y miserias..

Me gusta mucho más el amor que dura mas allá de las letras, el que acepta y atraviesa todas las rutinas y cotidianeidades posibles con la misma sonrisa que si nos hubieran llenado la oficina de ramos de rosas. Donde cuidar enfermos y limpiar culitos es mucho mas emocionante que ver tu nombre pintado en el cielo…

 

Me gusta la vida dónde nos damos cuenta que después del beso, queda aún lo mejor, donde los finales no llegan, porque la vida es un continuo, de risas y llantos, dónde aprendemos a crecer sin que un hada mágica nos toque con su barita…

Alguna vez habéis querido que la historia de la peli os suceda a vosotras? Apuesto a que si… Entonces, ahora, viene lo mejor. Mira tu vida, mira a tu alrededor, no hay nada mas romántico que la gente que tienes cerca, que la vida que llevas, la familia que tienes, porque esa vida es real, y eso tiene mucho mas valor que todos los finales felices de Disney, en ellos está la magia de la elección consciente y responsable de compartir sus vidas contigo y eso amigos, eso sí que supera la ficción¡

Y tú? Que opinas? Vas a seguir deseando que te sucedan cosas que sólo pasan en las películas? O vas a empezar a valorar el amor verdadero que está detrás del día a día?.