La sana decisión de amarte

 

Nadie –y digo NADIE- puede afirmar categóricamente que no merece ser querid@, no, porque no es cierto. Aunque estemos más habituados a definirnos con defectos. Aunque elijas focalizarte sobre lo que no te gusta de ti, no puedes hacer desaparecer todas las cosas que objetivamente son bonitas en tu persona. Sólo por existir como seres humanos somos valiosos.

Pero además es que quererte, así como eres, tiene todo el sentido del mundo. ¡Te lo voy a demostrar!

1. 99% virtudes, 1% defectos

Tenemos virtudes a porrillo. Somos entrañables para la familia, divertidos para los amigos, hermosos para la pareja, inteligentes para nuestro trabajo… esto es indiscutible y es real. Aunque tú no lo veas o no quieras verlo, forma parte de ti. Independientemente de la opinión de los demás.

Además, tienes un cuerpo que funciona, un cerebro normal, unos ojos que ven (aun con más o menos dioptrías), o unas manos con todos sus dedos, unas piernas que se mueven… que no es poco, no todos pueden decir lo mismo, ¿lo habías pensado? Y si algo falla, será UNA cosa, no TODAS.

2. Los tuyos dependen de ti…

Si vas por la vida echando pestes, tu carácter se agria, y con ello la convivencia. No es que tu vida sea un asco y eso justifique tu actitud, es que tu actitud provoca esa “realidad” porque el análisis que haces de ella está ensuciado por las gafas de tristeza o pesimismo que llevas, quítatelas, hazle ese favor a ti y a los que te rodean.

Deja que disfruten de tu YO más auténtico, cuanto más TÚ eres, mejor. Así desprenderás felicidad a tu paso y eso se contagia, así que compártelo… aumenta el bienestar de los demás a través del tuyo propio.

3. Quererte tú es dar motivos para que te quieran

Cuando decides quererte así como eres, eso se convierte en el mensaje que lanzas al mundo, y con ello das motivos para que te quieran… tu sonrisa sale más, tus relaciones se vuelven más amables, positivas, agradables y es más fácil disfrutar contigo y de ti. Si regalas buenos sentimientos en tu entorno encontrarás buena energía como respuesta, como un espejo de tus propios sentimientos.

4. Por la cuenta que te trae

IMG_2954-1Hay una persona en el mundo con quien pasarás seguro el resto de tu vida, que estará siempre contigo, alguien incapaz de fallarte, la persona más cercana a ti que podrás encontrar jamás y sólo por eso, ya se merece todo tu amor. Esa persona eres tú mismo… acaso puedes deshacerte de ti? No, eh… pues por la cuenta que te trae, acepta quien eres y QUIÉRETE

5. Cuanto más te quieras, más motivos encontrarás para quererte…

Es como eso de, “el hambre viene comiendo”, cambia de actitud, se generoso y amable contigo, quiérete aunque al principio sea sin ganas, y verás como vas descubriendo que eres único, especial, diferente, atractivo… y en poco tiempo, nadie podrá pararte, ya habrás comprobado que tienes motivos de sobra para quererte.

Habitúate a concentrarte en tus pros en vez de tus contras. ¿Por qué no? ¿NO quieres ser feliz? Es lo mas justo. No tienes excusa. ¿O acaso tienes algo mejor que hacer?

Compártenos tu experiencia, tu testimonio puede ayudar mucho al lector porque hablas desde la experiencia.